Hoy Comprenderemos como los esposos tienen en sus manos un gran poder, y pueden utilizarlo para su crecimiento o para la destrucción de su relación”

“ Y reposará sobre él, el espíritu de poder.“  Isaías 11:2

Podemos preguntarnos. Tenemos poder las parejas ? Cómo funciona? Cómo logramos canalizar el poder para que nos oriente hacia el crecimiento matrimonial?.

En este capítulo estudiaremos siete niveles de poder en una relación saludable. Sin Embargo, para el encuentro de hoy; sólo estudiaremos cuatro niveles de poder.

El poder de las palabras. 

Mucho se ha estudiado acerca del poder que tienen las palabras. Diversos libros se han escrito, con el propósito de orientar a las personas a desarrollar cada día un lenguaje que sea favorable en las relaciones. Con el pasar del tiempo las parejas, desarrollan un lenguaje, con el que se identifican prácticamente de por vida. Y algunos casos es el lenguaje puede ser positivo, agradable, inspirador; pero en otros casos puede ser ofensivo, molesto, irritante , hostil que perturba la relación matrimonial. 

En este sentido estudiaremos hoy, por lo menos cuatro áreas en los que las parejas pueden desarrollar un lenguaje que contribuya al desarrollo saludable de la relación.

  1. Use un Lenguaje del amor. Al comenzar el día de hoy, vas a tomar como prioridad, revisar cuáles son las palabras o cuál es el nombre con el tú llamas a tu esposo o a su esposa. Si el chequear,  usted consigue que  la forma como Usted llama  a su pareja es tan  rutinaria, como lo llaman todas las demás personas, entonces, usted necesita apartir de hoy, fijarse una meta de buscar una forma de llamar a su pareja,  que distinga a su esposo a su esposa de todas las demás personas de la creación.
  2. Use palabras inspiradoras. Cuando leemos el libro de Cantares conseguimos una cantidad inmensa, de palabras maravillosas, que describe el amor entre el matrimonio. Por ejemplo, en el capítulo uno en el versículo 13 la esposa dice de su esposo lo siguiente: “mi amado es para mí un Manojito de mirra. Que reposa entre mis pechos”. Luego en el versículo  15 el hombre hablando de su esposa dice: “he aquí que tú eres hermosa, amiga mía; he aquí que tú eres bella; tus ojos son como palomas. La manera como hablamos con nuestro esposo o esposa diariamente, indica el grado o el nivel de profundidad en que se encuentra la relación. Ya sea en un nivel de sanidad y compromiso profundo, o en un nivel de deterioro o heridas, que no han sido posible superarlas.
  3. Hable bien de tu pareja. Es sorprendente como en el Cantar de los cantares, tanto la zulamita, Como el esposo hablan siempre bien el uno del otro, por ejemplo, en el capítulo uno del libro de Cantares  en el versículo 15; el hombre habla muy bien de su esposa, cuando afirma: “he aquí que tú eres hermosa, amiga mía. En el versículo 16, la esposa hace también la misma afirmación respecto a su esposo: “He aquí que tú eres hermoso, amado mío, y dulce; nuestro lecho es de flores”
  4. Levante a tu pareja con palabras de amor. El libro El cantar de los cantares en el capítulo 2: 10  afirma: “Mi amado habló, y me dijo: levántate, o amiga mía, hermosa mía, y ven”. Luego en el versículo número 13 del mismo capítulo, el esposo dice: “levántate, o amiga mía, hermosa mía, y ven”. Es muy importante que hoy, en la relación matrimonial aprendamos a desarrollar palabras de amor, expresarle a nuestro esposo o nuestra esposa con palabras afectivas, lo maravilloso que es para nosotros,lo agradecido que estamos con ella o con él.

Pr. Nehemias Parra

Mentor Matrimonial.

Creador del programa: Hábitos para un Matrimonio Feliz

Escritor del libro Como tener un Matrimonio Feliz y del Diario de la felicidad Matrimonial.