Alguien afirmó que claridad es poder. Cuando en una relación las cosas están claras, ya sea en lo emocional, sentimental, espiritual y financiero, entonces la relación crecerá e irá por buen camino. Cuando la relación mantiene una vida plagada de sombras, secretos, pecados sin confesar, pensamientos incorrectos del uno con el otro, o hacia la familia o a cualquier otra persona, la relación cada día se  deteriora más. Para esto es muy importante tomar en cuenta los siguientes consejos:

  1. Venza todas las sombras. Al estudiar el libro del cantar de los cantares, he encontrado interesante las frases siguiente: “ hasta que apunte el día, y huyan las sombras” (Cantares capítulo dos versículo 17) Cuáles son las sombras que están empañando tu vida? Qué cosas, ya sean personales o familiares mantiene a su familia en oscuridad?

Hoy es un día muy importante para que puedas escribir aquellas cosas, las cuales, no has podido compartir con tu pareja y sencillamente la llevas en tu mente. Y piensas y piensas en eso, pero no ha logrado llegar al nivel de poder hablar con tu pareja. En el capítulo cuatro en el versículo seis, de nuevo el autor sagrado vuelve a usar la misma referencia al decir: “hasta que apunte el día y huyan las sombras”. Las sombras están relacionadas en el capítulo dos con la descripción del esposo a la esposa y en el capítulo cuatro están enfocadas en el romance de la pareja.

Es decir, las sobras tiene que ver con lo que ha oscurecido el buen trato el uno con el otro y en lo que ha marchitado el romanticismo en tu relación. Aquellas cosas que han hecho que tu relación se vuelva frívola y distante.

2. Cuida tu relación.

En el capítulo uno del libro El Cantar de. Los Cantares desde el versículo cinco hasta el versículo siete, encontramos una descripción interesante acerca de cuidar la relación. La esposa hablando de sí misma afirma lo siguiente: “me pusieron a guardar las viñas; y mi viña, que era mía, no guarde”. Es interesante saber que la viña más importante después de nuestra relación con Dios, es nuestro matrimonio; y a toda costa, hay que trabajar intensamente para que la relación matrimonial esté bien cuidada.

Cuidar de los demás es un maravillosos ejemplo de entrega y servicio. Sin embargo, el cuidado debe comenzar por la persona más cerca a usted, es decir su esposa o esposo. Muchas veces las personas que más descuidamos es la persona que vive cerca de nosotros, justo a nuestro lado.

3. Quebranta el espíritu errante.

Normalmente cuando en  una relación no hay claridad, en todo lo que se hace en torno a la familia, el ministerio, el trabajo, la finanzas y los amigos, Entonces, se desarrolla un espíritu errante; es decir, tanto el hombre como la mujer pueden comenzar a buscar en otro lugar lo que no consiguen en su hogar, dandoorigen a la infidelidad conyugal, sobretodo, a la infelicidad matrimonial.

4. Conversa siempre con tu pareja.

Desarrolla el buen hábito de hablar con tu pareja sobre todas las cosas, procurando siempre que la conversación sea edificante para el bien de los dos.

Claridad implica hablar desde el corazón y hacia el corazón, no solo desde la mente. Una conversación de corazón a corazón puede ayudar a compenetrarse más profundamente y a entenderse mutuamente.

Mi recomendación hoy es que puedas hablar con tu pareja de tus anhelos, preocupaciones y necesidades, y también poder escuchar a tu conjugué, sin prejuicios. Permítase oír el corazón de tu pareja. Este dispuesto a escuchar para así poder ver lo que está en lo profundo del corazón. Esto hará que usted se sienta muy feliz, muy libre y hará que su pareja también disfrute de esa misma paz.

Estamos para ayudarte en tu crecimiento matrimonial. Nuestro slogan es: Un Matrimonio Feliz, es posible con la ayuda de Dios.

Pres. Nehemias y Esther.

Mentores Matrimoniales.

Creador del Programa. Hábitos para un Matrimonio Feliz