Estamos viviendo tiempos de incertidumbre y temor. Las malas noticias recorren el mundo entero. Lo que más amamos y valoramos está siendo amenazado, nuestra salud y nuestra libertad. 

Hoy muchas ciudades del mundo están vacías, sin nadie en sus calles. Todos en casa es la nueva orden. 

Pero, qué hacemos mientras estamos en casa? Que hacemos cuando nuestra mente está corriendo por esas calles vacías y nuestro corazón corre detrás de ella gritando y pidiendo ayuda, pero nadie escucha porque todos están en casa. 

Me gusta mucho la Biblia, ella me enseña, me anima, me consuela, me hace sacar enormes sonrisas y los mas grandes caudales de lagrimas Jajajajasj todo en un mismo libro de poder. 

El Salmo 46:10 “Estad quietos y conoced que yo soy Dios”. 

Suspiro y me pregunto: cómo puedo estar quieta mientras la tormenta brama en las calles de mi ciudad, de este país que nos acogió, de las naciones.? 

Pues me active y empecé entonces a buscar el significado de quietud. 

Quietud es: 

💥. Carencia de movimiento 

💥. Es aquello que está en un estado de reposo

💥. La quietud se asocia a La Paz y la tranquilidad 

💥. Libre de ruidos y turbulencia 

💥. Los sinónimos de quietud son: sosiego, reposo, descanso 

Pero, que me dice la Biblia respecto a la quietud ?

Cuando la Biblia habla de quietud no se refiere solo a la ausencia de ruido verbal, a una ausencia de ruido interno. 

Quietud describe un estado de la mente en calma, serenidad y tranquilidad. Es estar decidido y en paz. 

Los invito a leer estos pasajes de la Biblia 

🔥. Salmo 131:1-3 (y he acallado mi alma)

🔥. Isaías 30:15 ( en descanso y en reposo seréis salvos) 

🔥. Isaías 32:17 (reposo y seguridad ) 

Este tiempo en casa estando en quietud me está enseñando que necesito dejar de esforzarme para actuar o querer discernir por mi misma, y en lugar de eso aquietarme.

Aquietar mis pensamientos que gritan con mucha intensidad y se mueven de un lado para otro sin parar, se mueven recorriendo países y familia, se mueven buscando el rostro de mis seres amados y agitan tanto mis emociones qué hay demasiado ruido que no me dejan  estar quieta para dejar de pensar en mi y venir delante de Dios y verlo sentado en su trono con ojos de amor y misericordia, y sus brazos extendidos recordándome que su amor sigue vigente entre tanta incertidumbre. (Hebreos 4:16) y permitirle a Dios en este reposo, traer  quietud, esa quietud  que fortalece  nuestros corazones y nuestra mente para pensar y actuar como El. 

Salmo 119:169 … dame entendimiento conforme a tu palabra … vr 179… viva mi alma y te alabe.. 

Necesitamos el entendimiento correcto que proviene del corazón de Dios y no de nuestro intelecto y humanidad, necesitando la verdadera quietud que es una fortaleza segura y solo Dios nos puede dar y además nos capacita para estos tiempos. 

Mi fortaleza es buena para correr justo cuando más la necesito. Por eso quiero desesperadamente  la fortaleza que proviene de Dios, es firme, segura, confiable y jamás corre pero solo se puede obtener en la serenidad del alma rendida ante el trono del Dios de amor que conocemos. 

Como consigo esa quietud del alma, de mi mente y de mi espíritu ? 

Nuestro amigo el profeta Isaías nos da la respuesta, (Isaías 30:15) “ Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: en descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza..”   

Nuestra fortaleza será estar quietos y en descanso. 

En salmo 46:10 estad quietos y conoced que yo soy Dios. 

Conoced: el conocimiento de Dios me dará vida y seguridad. 

☀️. Juan 17:3  “y está es la vida eterna, que te conozcan a ti, el único Dios verdadero y a Jesucristo a quien has enviado”.

☀️. 2 Pedro 3:18 “ antes bien, creces en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y salvador Jesucristo a él sea la Gloria ahora y hasta el día de la eternidad” 

☀️. 2 Pedro 1:2 “ gracia y Paz os sean multiplicadas en el conocimiento de Dios y de Jesús nuestro Señor” 

Hoy te invito a buscar la quietud de tu alma conociendo más del Dios de amor en el que creemos y al cual servimos. 

Llevemos todo pensamiento cautivo a la cruz de Cristo y cerremos la puerta de nuestro cuarto o cerremos la cortina y oremos a nuestro buen Dios y sentémonos quietos a leer su palabra y entonces seremos salvos y fortalecidos para este tiempo que estamos viviendo, y al ser  fortalecidos entonces alcanzaremos a otros en la fortaleza de Dios y no en la nuestra. 

Salmo 138:3 “El día que clamé me respondiste, me fortaleciste con vigor en mi alma” .. 

“En descanso y en reposo seréis salvos” 

#bajotusalasestoyseguro#

Pastora. Esther de Parra