Las circunstancias de la vida, no me alejarán de la bendición

Las circunstancias, los problemas, las enfermedades, las preocupaciones y los quehaceres de la vida, tienen como objetivo alejarnos del propósito de Dios. Con astucia el enemigo hace lo que está a su alcance: te engaña, te confunde, te distrae, para que dejes de mirar tu meta como hombre o mujer, como esposo o esposa, como hijo o hija y como siervo o sierva de Dios. Si fijas tu mirada en todo lo que ocurre a tu alrededor, logrará alejarte de...

Continue Reading